Mi delito fue… tener un Amigo ilimitado, hubiera preferido un Amigo Óptimo…

Man sending short message with smartphoneMi historia comienza cuando me cansé de traer un celular básico y decidí ir a Telcel a comprarme un celular de última generación, completamente novedoso y hasta más inteligente que yo, tal como lo promocionan en dicha empresa.

Para empezar, entré a un Centro de Atención a Clientes Telcel y la gente hacía fila por todas partes; algunas personas inconformes con sus estados de cuenta, otras porque el servicio de Internet no les sirve en otros Estados de la República y otros más porque sus equipos tienen fallas constantes. Haciendo caso omiso de éstas advertencias visuales, me aventuré a preguntarle a una señorita mal humorada acerca de un celular que de contado me costaba 12,000. Su recital fue más o menos así: – “Mire joven, usted va a tener Internet ilimitado, llamadas gratis ilimitadas, mensajes ilimitados y un paquete de redes sociales ilimitados, todo esto por una cantidad que 1´000 pesos mensuales durante 1 año, y el equipo será totalmente suyo totalmente gratis después de que firme su contrato”.

Pues me la jugué y compré el Smartphone último modelo y novedoso que quería. Después de un mes, el celular comenzó  a tener fallas de las que nadie me indicó cuando contraté el paquete: El servicio de Internet no servía, el sistema touch causaba fallas intermitentes y la entrada del cargador tampoco funcionaba. Fue entonces cuando decidí ir al Centro de Atención a Clientes de Telcel y, de repente, me vi en el lugar de las personas cuando fui a comprar mi celular: tardaron siglos para que alguien me hiciera caso y todo para que me dijeran que yo había tenido la culpa y que la reparación de mi celular me iba a costar cargos extra en mi estado de cuenta del equipo; como yo necesitaba el canijo celular porque me iba a ir 2 días a Monterrey, acepté dichos términos y todo encabronado me largué de ahí.

Al siguiente mes, casi me da un ataque cuando vi que mi estado de cuenta tenía un monto de: ¡3500 pesos! Pues ahí voy a formarme de nuevo en la pinche fila interminable para que me explicaran por qué carajos me estaban cobrando tanto dinero. La explicación que recibí fue más que absurda: -“Mire joven, una parte fue por los cargos por arreglar su celular del mes pasado, y la otra parte fue por el costo del roaming de 4 llamadas que realizó desde Monterrey, mas algunos mensajes… Ah, además se excedió de manera considerable en su límite establecido de uso de Internet”. Por más que traté de calmarme y explicarle a la señorita que cuando firmé mi contrato no me dijeron nada acerca de que tenía algún límite para el uso de Internet y que el roaming me iba a costar como si hubiera comprado un pinche teléfono nuevo, no obtuve más que malos tratos y lagunas en los cobros que me estaban imputando. Sin la más mínima paciencia, le dije a la señorita que deseaba cancelar cualquier contrato con ellos, a lo que ella me respondió que era imposible y tenía que completar el año del contrato que había firmado hacía dos meses.

Así que ahora estoy con un pinche celular que sirve cuando se le da la gana y cuidándome de no usar demasiado el Internet, ¡ah! Y debo olvidar por completo el celular cuando salgo de la Ciudad de México, porque el costo del roaming es como si me comprara un celular nuevo con cada llamada… y todo por querer un “Amigo” Ilimitado, hubiera preferido tener un Amigo Kit o Amigo Óptimo ya de perdis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s