Mi delito fue…sentirme chingón manejando pedo [Imprudencia Automovilística]

fast-car

Por @VaniaAragon

Las cárceles, además de  -lamentablemente- inocentes, también tiene uno que otro culpable -y arrepentido- confeso.

Él es Fabio y su delito fue sentirse chingón y manejar “pedo”.

Cuando somos jóvenes sentimos que nos podemos comer al mundo, que no nos puede pasar nada, casi, casi que somos inmortales. Así era como me sentía yo… digo, no es que sea un viejo, solo que sucedió algo que cambió mi vida.

Desde los 18 años aprendí a manejar en un carro que me regalaron de cumpleaños; aún lo recuerdo era un Neón color negro año 2005, un gran auto, sin duda. Y lo expreso así porque el carro aguantó de todo… imagínense por lo que pasaba yo, joven de 18 años: amigos, novias y fiestas.

Indudablemente mi carro era el que nos llevaba y regresaba de las fiestas, de las pedas en antros, de las salidas a la playa y, cuando la ocasión lo ameritaba, hasta en hotel se convertía.  Me volví un experto manejando, incluso solía decir  “pedo manejo mejor”; claro, eso parecía porque en 8 años nunca pasó nada, por lo menos no nada fuera de lo normal, ustedes saben, el pequeño roce a un carro, o que le fallaba algún componente en el camino.  Es más, en esas ocasiones en que mi auto falló, yo siempre estuve sobrio, no sé si por casualidad o qué, pero sin duda fue un motivo más para sentirme totalmente seguro al frente del volante sin importar mi estado.

Además, aún con la implementación del alcoholímetro no me pasaba nada. ¡Siempre lograba esquivarlos! pero esa noche…ese viernes de abril todo cambió.

Parecía un día normal. Como cada viernes, mis amigos y yo nos pusimos de acuerdo para ir al antro. Llegamos y comenzamos a beber y bailar, como era  costumbre. La noche se fue muy rápido, llegó el momento de irnos, pedimos el carro y nos subimos en él. Todo parecía sin novedad. Parecía…

Nos dirigimos a dejar a uno de mis amigos, yo iba al volante y con la música a todo lo que daba. Recuerdo que todavía le metí al sky blue que llevaba en el carro para “pre copear”. De pronto, en la avenida que siempre usaba para seguir la fiesta sobre ruedas, escuché un ruido muy fuerte…

Cuando abrí los ojos estaba en el hospital y sin un brazo. No comprendía nada, no recordaba nada y nadie decía nada. Grité pidiendo una explicación, exigiendo que me dijeran quién me había mandado al hospital y que haría todo lo que estuviera en mis manos para mandarlo a la cárcel. Vaya palabras…

Debido a la histeria que desaté me dieron un calmante. Justo en ese momento  mi madre se acercó y me dijo: “es difícil decirte esto, pero si quieres que alguien pague por lo que le pasó a tu brazo sería a ti mismo”.  Palabras fuertes, pero nada comparado con lo que siguió contándome.

Resulta que el sonido que escuché mientras manejaba se debió a que ¡choqué!, sí ¡choqué!, no me chocaron ¡Yo choqué! eso no fue lo peor… el auto contra el que di el impacto pertenecía a una familia, dos niños y sus padres. El saldo del choque fueron dos menores muertos (de la familia contra la que me impacté), un joven (mi amigo que iba de copiloto) y cinco personas heridas…

Al escuchar eso me bloqueé… no podía asimilar tremenda noticia. En mi cabeza trataba de reconstruir lo sucedido y repetirme que eso no me estaba pasando, que no podía ser, que yo siempre había manejado bien, pero solo me engañaba. Después acepté mi culpa, esa culpa de saber que por mi imprudencia causé una gran pena, no sólo a una, sino varias familias: la de los dos niños, la de mis amigos y la mía.

En esos momentos se me olvidó lo de mi brazo, era más grande la culpa que sentía, además de que tenía que enfrentar un proceso legal; como yo iba manejando, pues lógicamente el culpable de todo era yo. Las autoridades sólo esperaban a que reaccionara para poder llevarme a la cárcel y enfrentar mi juicio por Imprudencia Automovilística. No acababa de asimilar lo ocurrido cuando ya me estaban preparando para llevarme a la cárcel.

Lo demás…ya no es necesario contarlo. A mis 27 años son un joven sin futuro, o al menos no uno prometedor. Por la cantidad de personas muertas y por haber provocado el accidente -debido a mi estado de ebriedad- los años en que estaré aquí encerrado serán más de 30, casi cadena perpetua, pero ni con ese tiempo voy a poder pagar lo que provoqué. Aún no lo puedo superar, aún sigo reclamándome la falta de madurez que provocó este accidente.

Y vaya…mi familia ¿Qué haría sin ella?  En la medida de lo posible me apoyaron, pero sabían que debía asumir mi responsabilidad.

Los amigos… eso tema fue más complicado. Ellos desaparecieron y me culparon, de todo lo que pasó y nunca asumieron su responsabilidad en esto.

La misma sociedad me ha señalado por haber provocado la muerte de esos dos niños. Y yo…yo…

Ya no importa, estaré aquí encerrado de por vida y sin vida. Ironías.

Anuncios

5 comentarios en “Mi delito fue…sentirme chingón manejando pedo [Imprudencia Automovilística]

  1. “Los amigos se ven en los hospitales y en la cárcel”. Manejar borracho raya en el cinismo y en la falta de conciencia de quién maneja ebrio y de sus acompañantes.

  2. La imprudencia, la edad, la educación y otros factores, fueron el detonante de la tragedia, no quisiera estar o haber pasado por tus zapatos, la muerte de alguien es lo más grave que existe, la vida, esa no va y viene, espero que esto le sirva a los jóvenes que vienen del edén o son descendientes de Zeus, que en la Tierra se chingan y se tienen que comportar.

  3. Es sorprendente ver que aún existe la inconsciencia de manejar en estado de ebriedad sabiendo que los accidentes automovilísticos son una de las principales causas de muertes en la ciudad. Debería de haber más sanciones con respecto a ello.

  4. Yo sí estoy a favor de los alcoholímetros en la ciudad, y deberían aplicarlos a más lugares del país para evitar este tipo de situaciones que ponen en peligro a mucha gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s