Mi delito fue… pegarle a una gata [Pelea entre Mujeres]

mujeres peleaPor: @VaniaAragon

El día del amor y la amistad se vive a diario. Desde pequeña siempre me gusto mi  vecino, Carlos. Él era un niño muy tierno y muy audaz a la hora de jugar a las canicas, con los tazos y tenía toda la colección de las Pepsi cards.  Además era de los pocos niños que jugaba con nosotras al avión o con las barbies y  G.I. Joe  rescataba a nuestras muñecas de grandes peligros.

Su defecto es que no se sabía defender. Los demás niños le cargaban pila todo el pinche día y las niñas le decían que era mariquita y él en lugar de rifararse un tiro con los niños, corría a mi lado para que le hiciera el paro.

Yo desde pequeña demostré mis habilidades con los puños y los pies. Aparte de los juegos de niñas me gustaba jugar futbol, pegarle al costal y escuchar a escondidas los discos de Polo Polo y ver las películas de ficheras de Alfonso Zayas, Rafael Inclán y Luis de Alba.

Con esas clases audiovisuales  reafirme que no debía dejarme de ningún guey y también aprendí  a alburear a la banda y a que me respetaran; bueno con Carlos era diferente y más cuando estábamos solos; a su lado yo me comportaba femenina: cero palabrotas, albures y golpes. Obviamente él sabía que yo en la calle era bien pelangocha.

Carlos fue mi amor platónico durante la secundaría, la prepa y hasta hoy en día. Cuando llegamos a la universidad, él se fue a la UNAM y yo al Poli. Carlos empezó a andar con una pinche gata, y no por que le fuera a los Pumas sino porque le acariciaban la espalda y luego luego meneaba y paraba la cola ¡pinche vieja zorra!

En fin, esa vieja mangoneaba a Carlos, lo chantajeaba, le pedía regalos caros, negaba su relación con ciertos amigos de ella, le pedía que le hiciera sus investigaciones y varias veces le puso el cuerno, pero Carlos se obsesionó con esa relación codependiente. Lo sé porque él me lo contaba.

Un día me sentía de la “versh” y le hable por teléfono a su casa.  Yo, sin saber que su chava estaba ahí, al no contestarme le mande unos mensajitos por el “whats” y otros por face, no decía nada comprometedor, simplemente que lo quería ver y platicar con él. Nunca obtuve respuesta.

Al cabo de unos minutos,  en la calle se escucharon gritos, mentadas de madre, pendejo por aquí y por allá. Me asome a la ventana y vi que estaba Carlos tratando de calmar a su novia, decidí salir y apenas asome la nariz esa pendeja me empezó a decir:  Que era una arrastrada, pinche mosca muerta además de puta, estaba a punto de mentarme la madre cuando le solté el primer madrazo a la geta y ¡zas! Que se va de nalgas, ahí comenzó la pelea entre mujeres o viejas, como nos quieran decir.

Le di oportunidad de levantarse y mientras ella preparaba su ofensa verbal y ya tenía listo un gargajo al puro estilo de Mr. Niebla y unas estacas como las del Perro Aguayo. Pobre vieja ni la garras metió la pendeja gata, cuando menos sentí me apartaron de ella dos policías y  en caliente  me subieron a la patrulla.

Y ahí estaba yo… en la delegación. Mientras tanto ella estaba en el hospital siendo atendida por unos moretones en la cara, en las costillas y una lesión en el cuello. Al cabo de unas horas llegó con un collarín y unos lentes que le tapaban toda la jeta a poner su demanda, pero como eran lesiones menores dando una  lana salí de volada.

Argumenté defensa propia, pero la verdad es que… Mi delito fue pegarle a una gata.

Señores, no lo intenten en casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s