Mi delito fue… Robarme el combustible

limpieza-pemex-feira-del-empleo-manisfetacion-tula-013

Por @VaniaAragon

Hace poco tuve la ácida experiencia de pisar un penal. No diré cuál, no hace falta, todos apestan  igual y se respira el mismo aire de resignación. Ahí conocí al “cafre”, un Don desaliñado que me contó la pequeña irreverencia que lo puso en una celda de 2 x 2.

Perdón, soy periodista. Aquí el relato:

Tener el contacto y las herramientas adecuadas; vivir en una zona poco poblada donde pasan varias carretas y por ellas circulan diversidad de automóviles y lo mejor, ductos de Pemex. Se presta para decir ¡Aquí está el negocio!

Les cuento. Un día mi vecino, ese viejo ex trabajador petrolero, me propuso que le sacáramos provecho a la vida y de paso chingáramos al gobierno “ordeñando” los ductos de Pemex. Bajo esa consigna de joder al gobierno, nos dimos a la tarea de  comenzar con el negocio de nuestras vidas: la ordeña y venta de combustibles a un mejor precio.

Los ductos estaban a flor de tierra y sin ninguna protección. Todo estaba “de pechito” para enchufar y que emanaran los combustibles. Nuestra inversión fue mínima, tan solo comprar unos tambos de plástico, poner nuestras camionetas para el transporte de la gasolina y hartas ganas de triunfar en la vida.

Nuestros principales  clientes eran pipas, traileros, autobuses de transporte público y por supuesto los propietarios de automóvil de nuestra comunidad y los vecinos de colonias aledañas.

El bussinnes se hacía durante las madrugadas. Aprovechábamos la complicidad de la noche y de la luna para llenar tambos y tinacos con gasolina y otros con diésel. Los transportábamos a diferentes bodeguitas a pie de las carreteras, la idea era acercar la mercancía al consumidor. Para abastecer los tanques de las pipas, establecimos que fueran directo al ducto para así conectar las mangueras y que saliera ese producto derivado del “oro negro”.

Las ganancias eran buenas, me permitieron comprar dos camionetas “Cheyene”, igualitas a la del comercial, también unas piporras con forros de avestruz, chaqueta de piel y hasta de una pistola me hice, parecía una cruza de Mario Almada y El Piporro.

Una noche llegó un cliente nuevo, traía una pipa bien vieja, oxidada, era un vehículo como de los   años 60s. El chofer  tenía pinta  de defeño, de esa gente de barrio, de matón de la Morelos o Tepito. Se bajó de la unidad, dijo que la llenáramos y puso el dinero sobre el cofre. Me acerque tome los fajos de billetes de 200 pesos y revise que cumplieran con las medidas de seguridad, (no nos fuera a chingar), al ver que efectivamente la bandita si cambiaba de color, di la orden para que conectaran las mangueras.

Mientras se llenaba su tanque, aquel  tipo saco un cigarrillo. Todos lo vimos con cara de asombro. El comprendió que sería algo muy estúpido el encenderlo y lo colocó en su oreja. A los pocos minutos, vimos que se alejó y se fue atrás de un arbusto, regresó con el cigarrillo encendido y al darle el último jalón aventó la colilla de aquel cigarro con la técnica y destreza de un manco. El viento regresó la colilla y el depósito en la conexión de la manguera y el viejo tanque. De inmediato se encendió una pequeña flama, nadie hizo por acercarse, al contrario todo corrimos. Y a los pocos segundo se escuchó una fuerte explosión.

Al despertar me encontraba en un hospital y lo primero que vi fueron un montón de periódicos que la policía había ordenado colocaran a un costado de mi cama, en aquellos encabezados daban a conocer la tragedia: una terrible explosión, la cual daño casas, autos, cosechas y sobre todo cobro varias vidas: niños, mujeres, ancianos y hombres de trabajo.

Hoy estoy en la cárcel por varios delitos: robo de combustibles, daños a la nación, homicidio, entre otros. Al final mi negocio, esa manera fácil de ganarse el dinero, causo daños a mi comunidad, a mi gente…

Anuncios

3 comentarios en “Mi delito fue… Robarme el combustible

  1. Pues el aumento al robo de combustible es lo más común en nuestro país, negocio de personas que sólo velan por sus propios intereses antes de pensar en las consecuencias de sus actos. Esperemos a ver lo que la reforma energética trae consigo para combatir este problema.

  2. Primero les comento que me gustó mucho este espacio de expresión referente a estos temas que poco a poco corrompen a la sociedad. Y pues la sustracción ilegal de combustible es una actividad por lo visto peligrosa que sólo afecta a los ciudadanos.

  3. Lamentablemente nunca se piensa en las consecuencias que puede traer el realizar una actividad delictiva, lo primero que se puede pensar es que lo de menos uno se afecta, pero la verdad es que muchos de ellos hay daños colaterales, daños a terceros que no la temían ni la debía, ojalá todos fuéramos más razonables en ese sentido, por el bien de todos.

    Saludos y muy buena publicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s