Es momento de delinquir…

Imagen

Intentaba escuchar sucio rock inglés cuando una especie de cuadro gigante de plástico y metal me presionó la espalda seguido de retumbantes ondas que me recorrieron el cuerpo al mero compás de “El sonidito”.  No discrimino, no me molesta. Hasta lo he bailado. Como dijera el Café Tacvba: en las tocadas, la neta es el slam, pero en mi casa sí le meto al tropical.

Acá lo angustiante es esa doble invasión auditiva con tanto pinche ¡pum! ¡pum! ¡chishishishi! Si quiere ser huarachera…  y el rezo: se va a llevar el Reventón musical, disco mp3 con todos los éxitos del 2013, va calado, va garantizado…

¿Qué pinche necesidad de torturar al oído de esa manera tan ruin?

Como pude me bajé de aquél vagón que era un verdadero suplicio, aunque debo confesar que mi nivel de tolerancia había sufrido daños importantes.

Y saliendo a la calle: un tianguis. Aquí mi segundo enfrentamiento con la realidad. Fui manoseado y esculcado sin el mínimo pudor. No hay pedo, me dije, de algo tiene que vivir esta banda.

Entonces, llego a casa, busco mis llaves… y veeeerga de burro… no estaba mi cartera. Si se quedó en el tianguis o en el metro es todavía un misterio. El punto acá es que fui saqueado.

Estaba no enojado… ¡emputado! Toda mi quincena vivía en esa cartera. No me quedó más que sentarme un rato en la banqueta e intentar digerir mi pinche mala suerte.

Creí que mi día era una verdadera mierda. No podía estar de peor humor. Me lamentaba amargamente maldiciendo a todo tipo de manifestación humana cuando vino lo infame… lo letal…

Recibí una llamada por parte de un cuate informándome que una de nuestras mejores amigas había sido asaltada, violada y que se encontraba inconsciente en algún hospital cercano a su casa.

Pero la encontraron en chinga y está viva, sin pedos. Por fortuna sólo fue el atraque y pues el violín,  me dijo.

Colgué desconcertado… ¿En qué clase de sociedad mierdera vivimos que estar violada pero viva ya es ganancia? No lo comprendo. Tuve un momento de reflexión. Dimensioné mis problemas y vi que eran mínimos comparados con ella, pero tampoco resultaban una pinche gracia.

¿Y si los agarran y los meten al bote? Chingón. Ahí los mantienen y aprenden más mañas. Lo de hoy es ser malandrín, me cae.

Y así  me di cuenta de que hay mucha mierda que escupir y pocos espacios para lograr que el escupitajo caiga chido.

¿Denuncia pública? Nel. Zona de escupitajos. Eso es una penitenciaría. Un espacio abierto para delinquir a gusto y que no haya pedo. Si pasa en la vida real, que pase en la vida virtual.

Anuncios

6 comentarios en “Es momento de delinquir…

  1. La Penitenciaría sin pelos en la lengua y con las manos en la masa, así es esto de la maldita delincuencia, tanto en las calles como en las celdas hacen escuela.
    En fin, felicidades por el foro y a darle.

  2. Malditos delincuentes, y ahora vemos que hasta los linchan y matan, me parece muy respetable este blog, ya que así podemos llamar a la gente a que no debemos permitirnos la resignación, si no luchar por tener un sistema mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s